Published On: Lun, Dic 7th, 2020

Imposible tener un plan de vacunación contra COVID-19 fijo

El director General del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), Ruy López Ridaura, aseguró que aún hay muchas preguntas entorno a las vacunas contra el covid-19 como para “tener un plan fijo, sellado en piedra” y definitivo.

“Hay muchas preguntas, no parece estar todo sobre la mesa para tener un plan fijo, sellado en piedra y decir así va hacer. Sé que es difícil, a veces, transmitir a todo mundo saber cuándo llegarán las otras vacunas, cuál es el plan, cómo se va a hacer y a quiénes, cómo se va a distribuir. Todavía hay muchas preguntas en cuanto a su eficacia, sobre su seguridad y preguntas muy importantes sobre la parte logística y operatividad de cada una de las vacunas”, dijo.

Por ello, comentó, aunque el próximo martes se darán detalles del inicio de la campaña contra covid-19 con la única vacuna que ha obtenido, por ahora, su registro, es decir la de Pfizer, el gobierno federal sigue trabajando para resolver lo relacionado a la ultracongelación.

“Se está trabajando en identificar la red y cómo se va poder reforzar para mantener (la vacuna) bajo 70 grados centígrados”, reconoció el especialista.“Hay ciertas cámaras portátiles con nitrógeno líquido que pueden mantener la temperatura, esto es parte de la oferta que entiendo ha dado Pfizer para la movilidad en algunos de los trayectos.“Pero realmente dependemos de estructuras y, por eso, va a ser complejo. Se está trabajando. Forma parte de lo que está haciendo el equipo operativo junto con el grupo de asesores”, dijo tras referir que las fuerzas armadas resguardarán lo lotes de vacunas y las aplicarán.

La vacuna de Pfizer “requiere de ultracongelación y de equipos especializados. No es cualquier congelador”.

López Ridaura comentó que aún también está por definirse si la vacuna será realmente efectiva en un 95 por ciento y ayudará a disminuir la transmisión, “no pararla completamente”, pero vacunando al 70 por ciento de la población lograr realmente reducir los contagios.

“O si las vacunas tendrán menos efectividad, pero son bastante buenas para disminuir la gravedad. Entonces, posiblemente, pasará como con la vacuna de la influenza que al final es poco efectiva para disminuir la transmisión, pero es muy efectiva para disminuir las complicaciones del grupo de riesgo”.

Por ahora, abundó, los estudios clínicos de la industria farmacéutica reportan eficacia por arriba del 95 por ciento, pero esto se debe evaluar por parte de las autoridades sanitarias de México y su equipo especializado, apoyándose en la experiencia de otras agencias internacionales.

“Conforme haya abasto de vacuna se hará progresiva la vacunación entre la población, y se deben primero considerar a grupos prioritarios ya sea por su alta probabilidad de contagiarse, como es el personal de salud, o por su alto riesgo de complicarse como las personas con comorbilidades, o los adultos mayores”, detalló.

​El próximo martes, apuntó, se dará a conocer el programa de vacunación y también se definirá el plan progresivo, los grupos prioritarios, los lugares y centros donde se va a iniciar la primera fase de la inmunización de las 250 mil dosis “que llegarán, esperemos este mes” y cómo se van a ir aplicando.

La ventaja que tiene México es que firmó convenios con otras empresas farmacéuticas que están desarrollando vacunas que no necesitan equipo de ultracongelación. “Seguramente será parte de los criterios de cómo se van a distribuir las diferentes tipos de vacunas“, aclaró al resto del país.

Sobre el contrato de la compra de 34.4 millones de dosis firmado entre Pfizer y la Secretaría de Salud, dijo, que el hay cláusulas claras de confidencialidad y el precio no es público.

“La población tiene que entender que la vacuna va a llegar de manera progresiva y lenta, por lo que se deben de mantener las medidas comunitarias de lavado de mano, uso de cubrebocas, distanciamiento social, identificación de casos, rastreo de contactos para monitorear su estado de salud. Así vamos a vivir varios meses, en medio de este mar de incertidumbres, en el que se esta trabajando operativamente”.

De igual manera, refirió, existen 10 entidades federativas con alerta de llegar al nivel máximo de riesgo: Sonora, Coahuila, Nuevo León, Durango, Guanajuato, Querétaro, Estado de México, Aguascalientes, Hidalgo y Ciudad de México.

“Son entidades en semáforo naranja y que deben hacer todo lo necesario para disminuir la movilidad. Las personas deben de tomar conciencia que salir de casa debe ser totalmente necesario”, aclaró.

Por ello, dijo el exhorto, de cancelar todos los eventos sociales que en esta temporada son comunes por estar cerca de la Navidad y el fin de año.

“Hay que evitarlos al máximo. Evitar que se reúnan muchas personas en un mismo evento y espacio, el límite máximo son 10 personas que no vengan de más de dos núcleos familiares”.