Published On: Sáb, Jul 11th, 2015

Grecia a la espera del acuerdo con acreedores

parlamento

Atenas.-Grecia espera hoy la respuesta de los ministros de Finanzas de la eurozona a su propuesta de reformas y ajustes fiscales para los próximos dos años, y que supondrían para el Estado unos ingresos de 12 mil millones de euros.

Tras el aval popular recibido el pasado domingo, mediante un referéndum que dio respaldo a la propuesta del ejecutivo, el primer ministro, Alexis Tsipras, buscó también la confluencia con los partidos representados en el parlamento, la mayoría de los cuales acabó suscribiendo un texto conjunto de apoyo.

Tsipras también presentó su plan de reformas ante el grupo parlamentario del gubernamental Syriza y la secretaría política de la formación, con el mensaje de que el mandato popular “era para conseguir el mejor acuerdo posible, no para llevar a Grecia fuera de la zona euro”.

El que probablemente será el tercer programa de rescate para Grecia incluye algunas medidas que el sector más izquierdista del partido parece no aceptar, básicamente en referencia a la reforma del sistema de pensiones y la subida del IVA en algunas islas.

El texto de la propuesta busca un ahorro para los próximos dos años mediante la penalización de las jubilaciones anticipadas, el aumento progresivo hasta 2022 de la edad de jubilación a los 67 años y la subida de las cotizaciones de los pensionistas al sistema de sanitario del 4 al 6 por ciento.

En relación con el IVA, se fijará un tipo reducido del 6 por ciento para medicinas, libros y teatro, un segundo del 13 por ciento para alimentos básicos, hoteles, energía y agua, y un 23 por ciento para el resto, incluida la restauración.

El jueves Atenas remitió su propuesta al presidente del Eurogrupo, el holandés Jeroen Dijsselbloem, quien a su vez lo trasladó al resto de países a la espera de que el congreso heleno otorgara su apoyo a la propuesta.

El próximo paso tendrá lugar hoy sábado con la reunión del Eurogrupo, en la cual se debatirá el plan de medidas griego que pretende obtener una financiación de 50 mil millones de euros para los próximos tres años.

En última instancia la propuesta será debatida el domingo en la Cumbre Europea, donde sin más demora los acreedores deberán decidir si aceptan o no el plan griego para mejorar las finanzas del país.