Published On: Mié, Abr 9th, 2014

Gobierno francés promete ventajas a empresas y disminuir impuestos

Manuel-VallsParís. La declaración de política general presentada hoy ante el Parlamento por el nuevo primer ministro francés, Manuel Valls, prevé ventajas fiscales a las empresas, disminución de impuestos para familias modestas y recortes al gasto público.

En su intervención ante el plenario, Valls defendió el llamado Pacto de Responsabilidad el cual contempla reducir los gravámenes a las compañías en 30 mil millones de euros de aquí a 2016, con el objetivo de bajar los costos laborales e incentivar la creación de empleos.

«Apoyar a las empresas es apoyar el empleo, las inversiones, las exportaciones», dijo.

La medida, sin embargo, es rechazada por sectores sindicales que la consideran un regalo a los patronos, sin suficientes garantías de que van a abrir puestos de trabajo.

El primer ministro también prometió una reducción por cinco mil millones de euros de aquí a 2017 en las cargas fiscales de las familias de bajos recursos.

Al mismo tiempo declaró que el país debe proseguir con el saneamiento de las finanzas y en ese sentido confirmó el propósito de recortar en 50 mil millones de euros el gasto público entre 2015 y 2017, en un esfuerzo que, dijo, será compartido por todos.

Dentro de las medidas propuestas en su declaración de política general figuran reducir a la mitad el número de regiones francesas y acabar con los consejos departamentales.

El país galo cuenta en la actualidad con 22 regiones metropolitanas y cinco de ultramar.

Con respecto a la transición energética, el jefe de gobierno prometió que esa será una de las prioridades y anunció la presentación antes del verano de una ley sobre el tema que prevea disminuir al 50 por ciento la dependencia nuclear en la producción de electricidad de aquí a 2025.

Las líneas generales de la política del nuevo gobierno serán sometidas hoy a votación en el Parlamento, donde el gubernamental Partido Socialista (PS) tiene la mayoría y cuenta además con el apoyo de algunos diputados ecologistas.

Valls fue nombrado primer ministro la semana pasada a raíz del revés sufrido por el PS en las elecciones municipales, donde el partido de gobierno perdió más de 150 ciudades y pasó del primero al segundo lugar por detrás de la conservadora Unión por un Movimiento Popular.

El presidente François Hollande reconoció el descontento expresado en las urnas por el elevado desempleo, la poca justicia social, los demasiados impuestos e ineficacia en la acción pública.