Published On: Jue, Oct 21st, 2021

Fuga de capitales pone en riego la economía de México

  • Han salido del país 506 mil millones de pesos en 21 meses

Ante la incertidumbre que hay en el ámbito empresarial y la economía mexicana que tiene presiones por el alza del dólar, las tasas de interés, pero sobre todo por las políticas públicas en donde se realizan cambios que afectaran a miles de mexicanos y las inversiones extranjeras en materia ambiental México ha incrementado su fuga de capitales en los 2 últimos años.

El riesgo país de México va en crecimiento, pero además de la incertidumbre por las iniciativas legales, reformas constitucionales y políticas del gobierno de la Cuarta Transformación, el país está experimentado una fuga de capitales constantes en los últimos 2 años que a finales de septiembre de 2021 y con reporte del Banco de México al 7 de octubre ya suman 506 mil millones de pesos.

Otros de los factores que han generado la salida de capitales y que inhiben los flujos de capital exterior dirigidos al mercado accionario son la falta de certeza jurídica, la calificación soberana de la deuda de México, así como el nivel de las tasas de interés, incluyendo la desconfianza en las políticas gubernamentales de la 4T.

En México, aunque no lo han considerado, ni se ha magnificado el hecho la realidad es que han salido en 21 meses, (enero de 2020 a septiembre de 2021), un total de 506 mil 140 millones de pesos del país.

La fuga de capitales de enero del 2021 al 7 de octubre de 2021, suma 249 mil 140 millones de pesos que se encontraban en documentos o valores gubernamentales y que significan un 23 % más que en el año anterior.

2021 sería el segundo año consecutivo con la salida de capitales en el país, ya que en 2020 la fuga de capitales ascendió a los 257 mil millones de pesos.

Según analistas financieros hay además otros factores que se suman a los antes mencionados que son: la persistente alta inflación local, la tercera ola de Covid-19 y la incertidumbre sobre las decisiones del Gobierno lo que ha mermado el interés por la deuda mexicana.

El alza en el precio internacional del petróleo y los vaivenes en la fluctuación del peso mexicano ante el dólar vislumbran que no habrá un cierre de año bueno para los mercados accionarios y los papeles de inversión.

En el mes de agosto la inflación en México llegó al 6 por ciento.

Los precios de muchos productos indispensables para la canasta básica de los mexicanos se incrementaron entre un 25 y 53 por ciento en el mismo mes de agosto.

Las gasolinas, Magna, Premium y Diesel siguen al alza por el costo del petróleo en el mundo que se ha mantenido alto y por arriba de los 84 dólares por barril, mientras que la mezcla mexicana de exportación ronda los 75 dólares por barril.

Aunado a ello también el gas LP ha mantenido sus incrementos a pesar de que el gobierno federal anunció que controlaría los precios y pondrían un precio tope, lo que no puede hacer debido a los precios internacionales del gas.

El cierre de año no es promisorio para México y en caso de que se apruebe la Reforma Energética podría generar más fugas de capitales y pondría en mayor riego la economía del país.

Lo anterior independientemente de que CFE y el gobierno de la 4T apuestan por las energías sucias como el carbón, por encima de la solar y la eólica, con lo que México pondría en riesgo su participación en el cuidado del medio ambiente, evitar o reducir el problema del cambio climático y se metería en un grave conflicto si no respeta los acuerdos trilaterales de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, así como los países de América Latina.

COMENTARIOS Y SUGERENCIAS

Correo: lagg9756@yahoo.com.mx

Twitter: @Luiguiglez