Published On: Sáb, Jul 23rd, 2011

En Jopala prevalece el desorden y la imposición del alcalde Manuel de Gaona

Antorcha Campesina:

JOPALA, PUE.- De acuerdó a un boletín del vocero del Movimiento Antorchista en Huachinango y como anteriormente lo ha comendado la actitud del presidente municipal de Jopala, Manuel de Gaona Álvarez, “es preocupante porque actúa de manera caciquil, transgrediendo las leyes para imponer sus deseos, a ciencia y paciencia del gobierno del estado”.

Por ello aclara que ante la denuncia que ha hecho que en la junta auxiliar de Buenos Aires, se aferra en sostener a Manuel Santiago Jiménez como presidente auxiliar, contraviniendo la voluntad de la mayoría de la población y que la Secretaría General de Gobierno, se comprometió a intervenir para hacer respetar la decisión democrática del pueblo, sin que hasta el momento lo haya hecho.

Por ello dijo que los vecinos se cansaron de esperar, se reunieron y acordaron destituir a la autoridad auxiliar espuria, cerrando las oficinas de la Presidencia auxiliar y exigiendo la intervención inmediata de la Secretaría General de Gobierno, con la intención de lo único que piden es que se respete la decisión de la mayoría de la población y que se les permita elegir a ellos al presidente auxiliar que mejor les convenga, a quien cuente con la simpatía de la población; ese es su deseo, pero también es un derecho que contempla la Ley Orgánica Municipal para el Estado de Puebla. Explicó.

Y para ello comentó que la Secretaría General de Gobierno poblana práctica el autismo político: ni los ve ni los oye, no contento con haber creado un conflicto en Buenos Aires, ahora nos enteramos que el munícipe en persona fue a la ranchería de Tecuantla a cometer otra fechoría. Resulta que en ese lugar fue citada la población para elegir a su autoridad mediante un plebiscito, respetando los usos y costumbres de la comunidad.

Y confiado en que su candidato Wenceslao Pérez Aguilar, tenía la mayoría, porque así se lo hicieron creer sus incondicionales, mandó que se formaran los contingentes de cada uno de los candidatos, pero hasta aquí todo iba bien, dijo. Pero al llevarse a cabo el conteo y darse a conocer los resultados, se llevó una sorpresa que casi le causa una embolia: ganó el señor Pedro García Espinoza con 59 votos, y perdió su gallo Wenceslao con 44 (niños incluidos).

Finalmente al darse cuenta que el resultado no le favoreció, se sacó de la manga que don Pedro ¡no había sido registrado!, lo descalificó, y designó como nuevo inspector a su incondicional Wenceslao, pisoteando los usos y costumbres de la comunidad, imponiendo una vez más su voluntad, y burlándose brutalmente de los ciudadanos de Tecuantla.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.