Published On: Jue, Mar 31st, 2011

El periodismo humano e idealista se extravió en el torbellino del dinero y el sensacionalismo: Beatriz Pagés

Marco Aurelio Carballo, a diferencia de esos inquisidores que hoy están en boga, opta por la charla, por ese recurso aparentemente inofensivo que permite al reportero abrir cajas fuertes, las cajas fuertes más herméticas para después de un tiempo desnudar el alma y los pensamientos más secretos del entrevistado, expresó Beatriz Pagés durante la presentación del libro «De Quijotes y Dulcineas», de Marco Aurelio Carballo, editado por la Dirección de Publicaciones del Conaculta, en la colección Periodismo Cultural.

 En la presentación del volumen que reúne 27 entrevistas del periodista y escritor publicadas en la revista Siempre! y el periódico Excélsior participaron Beatriz Pagés, Víctor Manuel Camposeco, René Avilés Fabila, la responsable de la colección Periodismo Cultural, Mireya Vega, y el autor Marco Aurelio Carballo.

 En su libro, Marco Aurelio Carballo compila entrevistas a personajes como María Félix, Juan Orol, Lola Beltrán, Juan Gabriel, Pedro Vargas, Silverio Pérez, Gabriel García Márquez, Juan Rulfo, Julio Cortázar, Jaime Sabines, Jorge Ibargüengoitia, José Agustín, María Luisa La China Mendoza, Rafael Solana, Luis Spota o Eraclio Zepeda.

 Hoy el periodismo, especialmente en medios electrónicos, está lleno de inquisidores, de agentes del ministerio público, de jueces inclementes que sentencian con el poder del micrófono a su víctima como si fueran dueños absolutos de la moral y de la verdad, los medios están plagados hoy de guillotinadores, de verdugos que despojan al entrevistado de su dignidad, advirtió Beatriz Pagés, directora de la revista Siempre! desde 1989.

 Marco Aurelio Carballo pudo entrevistar a una parte importante de ese México en el que todavía podían convivir los diferentes signos ideológicos -refirió la periodista Beatriz Pagés.

 A Marco Aurelio Carballo le tocó entrevistar a seres humanos, a hombres y mujeres que lloraban y sentían, que no se avergonzaban de su autenticidad; pero además y sobre todo, Marco Aurelio Carballo como bohemio y escritor, se colocaba frente a los entrevistados como un periodista, en el sentido más estricto de la palabra, y no como un inquisidor.

 Marco Aurelio convivía con ese México plural que hoy ya no existe. Digo que no existe porque el país, la nación está actualmente más confrontada que nunca paradójicamente los partidos y los medios de comunicación presumen ser los autores y protagonistas de un país diverso que está actualmente dividido y que de ninguna manera, como se dice es incluyente, un país dividido en facciones pero que en las décadas de los cuarenta a los noventa fue un México que convivió intensamente, destacó Beatriz Pagés.

 El periodista José Pagés Llergo -relata la directora de Siempre!, mandó a Marco Aurelio a buscar a Don Quijote por las oscuras calles de la Ciudad de México y el reportero lo encontró, pues ya no me queda claro si en entre sueños como consecuencia, y ahí lo dice yo no lo invento, de quién sabe cuántas cervezas– pero sobre todo por el efecto de un periodismo humano e idealista, que ya no existe, que se ha extraviado en el torbellino del dinero y el sensacionalismo.

 En la parte final de este libro convergen el reportero con el literato, la realidad con la fantasía, aunque un barrendero, como él lo cuenta, lo despertó, Marco Aurelio prefirió asirse a la lanza y al escudo del caballero andante. Carballo decidió ser escritor y yo quisiera insistir en que extrañamos a ese periodista que supo entrevistar montado en un Rocinante y que entrevistó a lo mejor de México.

 El narrador René Avilés Fabila, por su parte, dijo: le agradezco (a MAC) que me haya incluido en el libro junto a María Félix, toreros y otros escritores; junto a Juan Gabriel que era lo que yo esperaba para poder morir tranquilo.

 Lo vi trabajar y lo vi hacer el periodismo, yo le tenía una gran envidia a esa facilidad que tenía para reportear, para llevar a cabo la entrevista hacía preguntas muy agudas, incisivas, me gustaba mucho acompañarlo.

 En el prólogo, añadió Avilés Fabila, señalo una serie de ideas que Marco Aurelio Carballo tiene sobre la entrevista y sobre el nuevo periodismo. Y en efecto, yo creo que él se ha convertido en un literato realmente muy eficaz, que describe muy bien que sabe atrapar al lector gracias a su formación periodística.

 Finalmente, el autor Marco Aurelio Carballo agradeció lo expresado en torno a su trabajo periodístico y dijo estar contento con el libro.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.