Published On: Sab, Nov 11th, 2017

El Museo Nacional de San Carlos rinde tributo a la pintura de German Gedovius

El Museo Nacional de San Carlos invita a redescubrir a uno de los pintores mexicanos más importantes, German Gedovius, cuya obra ofrece una introspección muy particular, ya que el artista vivió con un problema de sordera severo.

En el marco de los 150 años de su nacimiento, el recinto vuelve a traer a escena a este pintor, con la muestra Los mundos de German Gedovius, a más de 30 años de su última exposición en nuestro país, la cual tuvo lugar en 1985 en el Museo Nacional de Arte.

La directora del Museo Nacional de San Carlos, Carmen Gaitán, calificó como un acto de justicia esta muestra, donde mexicanos y extranjeros podrán apreciar la obra de uno de los grandes maestros, de cuyas pinceladas e introspección, abrevaron pintores como Diego Rivera, Ángel Zárraga y Francisco Goitia.

La soledad, la comprensión de los elementos exteriores y un arreglo interno para transmitir sentimientos, son parte de la obra de Gedovuis, poseedora además de una maestría y una gran calidad estética.

Más de 40 piezas integran Los mundos de German Gedovius, muestra que el Museo Nacional de San Carlos ha preparado desde hace dos años con piezas del propio recinto y otras de colecciones particulares.

Paisajes, retratos y flores conforman la exposición donde los visitantes podrán disfrutar del gran talento plástico del pintor, cuya sordera no fue un impedimento para desarrollar otras cualidades y como apuntó Carmen Gaitán, para percibir lo otro.

La muestra recibe al espectador con un autorretrato del pintor de 1907 y la pieza Rosas blancas, para después presentar sus primeros paisajes tanto europeos, ya que vivió en Alemania, como Camino a Tübingen de 1881 y Capilla, como los que comenzó a realizar en nuestro país, entre ellos, Paisaje y Atardecer.

Posteriormente, aparecen sus retratos, campo en el que el pintor fue muy fructífero gracias a algunos mecenazgos y en el que innovó, ya que por ejemplo, los hacía a la usanza renacentista, en cuanto a postura y vestimenta, pero en el fondo añadía elementos barrocos y románticos, como en el que realizó a uno de sus alumnos, Pablo González.

También innovó en el retrato femenino, pues comenzó a pintar a la mujer en composiciones con poses atrevidas y mirada sensual, como se aprecia en el Retrato de Ana Julie Grillo.

La muestra continúa con paisajes mexicanos, donde predomina el abandono y finaliza con escenas de espacios desolados, los cuales están marcados por el silencio como Interior de concento de San Ángel y Patio de hacienda.

Los mundos de German Gedovius cuenta con una museografía que invita a sumergirse en la intimidad de la obra, poseedora de un eclecticismo por sus posturas de color, así como por su postura estética.

De acuerdo con Jazmín Mondragón, investigadora del museo, Gedovius fundó una estética propia, pues abrevó de la pintura europea gracias a su estancia en Alemania y cuando regresó a México, tomó los paisajes mexicanos con una faceta impresionista, de gruesas pinceladas.

La muestra presenta 35 obras de Gedovius, 19 pertenecen a la colección del Museo Nacional de San Carlos. Se incluyen piezas de sus alumnos como acuarelas de Saturnino Herrán y Francisco Goitia, además de un óleo de Pilar Calvo.

Los mundos de German Gedovius será inaugurada este sábado 11 de noviembre en el Museo Nacional de San Carlos, ubicado en Puente de Alvarado 50, colonia Tabacalera, donde permanecerá abierta hasta el 25 de marzo de 2018.