Published On: Vie, Jul 31st, 2015

El ISSSTE emite recomendaciones para el cuidado de la piel ante rayos UV

Cancer-piel

La Delegación del ISSSTE en Puebla encabezada por Sandra Paola Rodríguez Gómez, preocupada siempre por la salud de los derechohabientes y población abierta, ante la ola de calor que se ha sentido en los últimos días ha decidido emitir recomendaciones por parte de sus especialistas, todo ello con el fin de proteger a la población.

Los médicos especialistas del Instituto explican que lo que se conoce como rayos del sol contienen Rayos Ultra Violeta (UV), los cuales tienen diferentes efectos como ser la activación de las células del color llamadas melanocitos y también tienen un efecto destructivo sobre las células que forman parte de la piel.

Ante esto coincidieron en que es necesario vestir ropa fresca y calzado ligero, usar gorra o sombrero y gafas con filtro UV, así como aplicarse de manera frecuente protector solar. Asimismo indican que el tiempo máximo de exposición para las personas con piel clara es de 14 minutos y para quienes tienen tez morena oscura es de 35 minutos.

En el caso de los niños que en esta temporada pasan mucho tiempo jugando afuera o salen de vacaciones a playas y albercas se aclara que nunca se debe prescindir del uso de protector solar, este debe tener un factor de protección y debe re aplicarse cada vez que el pequeño salga del agua, no importa si la crema dice ser resistente al agua. Se debe aplicar sobre piel seca y con 30 minutos de anticipación a la exposición solar.

En el caso de los protectores solares si se compra una marca nueva primero se debe probar la crema en la muñeca del niño y esperar una media hora para ver si su piel no presenta reacciones adversas.

En niños con piel delicada, se prefieren marcas hipoalergénicas recomendadas por su dermatólogo y mantenerles puesta la camiseta y gorra siempre que sea posible. Muchos dermatólogos van a recomendar que niños de piel especialmente delicada no sean expuestos directamente al sol hasta cierta edad.

Es de destacarse que mientras mayor sea la exposición al sol sin ninguna protección mayores serán los efectos, es decir mayor producción de melanocitos, mayor coloración o lo que se llama bronceado o hasta manchas, mayor exposición, mayor destrucción de las células pudiendo llegar hasta la quemadura, además exposiciones frecuentes hacen que la piel progresivamente pierda sus propiedades como firmeza, elasticidad, contextura teniendo como efecto final arrugas y resequedad.

Los médicos del ISSSTE Informaron que la dermis está compuesta en un 70% de agua, y la epidermis en un 15%. Para mantener un buen nivel de hidratación,  es importante utilizar un cuidado diario hidratante que equilibre el nivel de agua en el corazón de la piel.

Finalmente fueron enfáticos al señalar que sea cual sea la estación del año, se debe tener un cuidado diario que incorpore un filtro solar ya que permite mitigar los efectos adversos del sol, que son un acelerador del envejecimiento cutáneo o en casos extremos hasta causantes de cáncer.