Published On: Mar, Jul 5th, 2011

El éxito de trabajar en equipo

.

.

Las elecciones de Nayarit, Coahuila, Hidalgo y el Estado de México demostraron que solo se puede ganar en equipo. Sin envidias ni fobias entre grupos tricolores. Los priístas de estas entidades se pusieron las pilas y ubicaron perfectamente que de no salir a votar, la posibilidad de regresar a los Pinos sería nula. Más allá del patético y decadente trabajo que los panistas en el poder han realizado en los últimos once años, la ciudadanía y los propios tricolores estamos consientes de que la derecha en el poder ha sido un auténtico fraude hasta para sus seguidores.

Las estrategias ineficientes de FECAL llevaron a la ciudadanía de estas entidades a no permitir que se siguiera abusando de la buena fe de quienes  votaron en el 2006 por un cambio sustancial nuestro país. Si bien es cierto, hay que armarse de valor para enfrentar a un auditorio que quiere oír propuestas  alentadoras para mejorar su calidad de vida.

La política incluye este tipo de ejercicios sin que por ello tus oyentes fantaseen con un estado utópico donde lo último que verán- una vez ganada una elección- serán los radicales cambios prometidos en campañas. Nadie tiene varitas mágicas para transformar de la noche a la mañana la vida de millones de ciudadanos sumidos en la incertidumbre económica, laboral, educativa y de seguridad como ahora lo vivimos.

La demostración electoral que ayer se vivió denota el hartazgo de quienes fueron timados en elecciones pasadas por inescrupulosos politiquetes que haciendo gala de sus relaciones de primer nivel, compraron espacios en diferentes medios de comunicación y se dedicaron a comprar la presencia de gente  para que les llenaran auditorios en diferentes eventos públicos ¡Vaya  autoengaño! Las descalificaciones  en Coahuila, Nayarit y en Edo. Mex. estuvieron a la orden del día de parte de panistas y perredistas que notaban con claridad la tendencia que la población empezaba a mostrar con sondeos callejeros y simples. Es muy fácil salir con el típico garlito de “hubo elección de estado” para justificar lo que NO se puedo hacer.

El PAN en el poder, ha visto solo para los suyos; especialmente los más allegados. Nada para los ingenuos que en su momento votaron por la novedosa opción que les ofertaban. Puebla es un ejemplo de esa verdad de perogrullo.

El incremento de desempleados, de migrantes, de gente carente de servicios de salud, educación y apoyos sociales se incrementó brutalmente en los sexenios panistas. Pero sin lugar a dudas, lo peor que nos pudo pasar en estos años, fue la incertidumbre que empezamos a padecer ante la estúpida y mal trazada guerra contra el narco y el crimen organizado.

Una situación que no solo polarizó sectores sociales, sino que enfrentó al propio PAN con sus autoridades. Un tema que no se ha podido resolver y que no deja de evidenciar la nula experiencia- o la complicidad implícita- de quienes se encuentran al frente de la PGR, de la Secretaría de Seguridad pública y de todos los organismos inherentes al asunto. La responsabilidad directa del propio FECAL quien se ha visto omiso y hasta complacido con la cantidad de muertos que este enfrentamiento estéril ha dejado, denota insensibilidad y desdén del propio mandatario. Estas confrontaciones -tan dolorosas hasta para los propios integrantes del Ejército y la Marina- no arrojan los “alentadores” resultados que pomposamente exhibe FECAL y sus esbirros ante la prensa extranjera o en cuanto foro fuera del país ofrecen.

Mentir ante la prensa extranjera vale gorro cuando los mexicanos padecemos estas tragedias diario y de cerca. Más de cuarenta mil muertes absurdas NO justifican el regenteo que FECAL hace de nuestras otrora gloriosas instituciones públicas. Ni siquiera sus allegados pueden explicar con claridad todos los yerros y las desgracias que México ha padecido  desde que el panismo llegó a Los Pinos. El triunfo arrollador de los candidatos de Coahuila, Nayarit y Edo. de México solo denota que los mexicanos estamos listos para hacer otro cambio de estafeta y regresar la confianza a quienes han demostrado con HECHOS el interés que tienen por ver un México seguro, estable y tranquilo.

Varios priístas poblanos se involucraron en estos procesos y hoy disfrutan la dicha- ajena pero dicha al fin- de quienes SI lograron ganar sus elecciones. Una lección para los infelices desleales que traicionaron al PRI en nuestra entidad. Una lección para aquellos que ahora pugnan por el borrón y cuenta nueva como si nada se hubiera afectado ¡Momento! Quien olvida su pasado, está condenado a vivirlo DOS veces en carne propia.

No se puede olvidar lo que vivimos en  Puebla; tenemos que ubicar bien cuáles fueron los errores y donde tenemos que modificar conductas. No se trata de chillar por lo que NO pudo ser como algunos zopencos argumentan cuando insistimos en poner el dedo en la yaga. Se trata de tener claro con quienes SI se cuenta para ganar una elección. Trátese del candidato que sea. La unidad es básica pero esta NO puede existir mientras los desleales y oportunistas que nos hicieron perder las elecciones pasadas, sigan teniendo cargos relevantes en el partido. Es como seguir  dejando manzanas podridas en el mismo frutero donde colocar las frescas.

Tener memoria es un privilegio que solo los sabios cultivan ¡Cuidado con perder el piso! Ayer se cumplió un año de la derrota y el nuevo gobierno lo celebra con más despidos. ¿Para eso abrieron los ojos? Me parece que hubo un timo electoral. Hay que trabajar para recuperar espacios perdidos. Mientras hay que felicitar a los tricolores que se la rifaron sin remilgos para ganar las elecciones en sus estados.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.