Published On: Mar, May 18th, 2021

El campo mexicano es competitivo y eficiente, pero requiere del apoyo del gobierno federal

-Es importante que los países le apuesten a su agricultura y a su ganadería para no depender alimentariamente de otro país, y es importante que el gobierno federal en el caso de México, inviertan más al campo, porque la inversión que hace a este sector es muy pequeña y si el campo ha salido adelante, es porque los productores mexicanos han apostado a las exportaciones, a la productividad, a ser más rentables y competitivos.

La agroindustria juega un papel importante en México, que incluye toda la producción primaria, la producción agrícola pecuaria en el campo, en los ranchos e invernaderos y todo lo relacionado con la industrialización en donde se da la transformación de los mismos.

Es importante que los países le apuesten a su agricultura y a su ganadería para no depender alimentariamente de otros países, y es importante que el gobierno federal en el caso de México, inviertan más al campo, porque la inversión que hace a este sector es muy pequeña y si el campo ha salido adelante es porque los productores mexicanos han apostado a las exportaciones, a la productividad, a ser más rentables y competitivos. México es la octava economía agroexportadora del mundo por la importancia que tienen los alimentos en nuestro país y a nivel mundial, señaló José Juan Zamorano Mendoza, Director de la Facultad de Ingeniería en Agronomía de la UPAEP.

Hay muchos productos provenientes del campo que la población mexicana busca consumir de manera fresca como es el caso de las hortalizas, frutas y verduras y que llevan un mínimo proceso, en tal caso, el empaque, compartió el académico.

Zamorano Mendoza, manifestó que la gran mayoría de los productos alimenticios en México no están subsidiados, cuando en diferentes partes del mundo, la agricultura y la ganadería es una actividad que está subsidiada por el gobierno por tratarse de alimentos, y que representan un sector importante para cualquier nación.

En el caso de México, lo que ha pasado es que a raíz de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLCAN) de América del Norte que ahora conocemos como T-MEC, el sector agropecuario comenzó a crecer, cuando la mayoría de los analistas de esa época pensaban que iba a ser lo contrario, “en donde el campo mexicano iba a entrar en una crisis y que se iba a acabar con la entrada del acuerdo comercial. Por eso el maíz en la negociación entró en un periodo de 10 años, para liberar el comercio del maíz en este lapso de tiempo”.

Indicó que con este tratado comercial lo que se ha visto es que los agricultores y ganaderos mexicanos comenzaron a ser más eficientes, a ser más productivos y más rentables y esto lo vieron como una oportunidad para incrementar como país la producción y exportación de los productos del campo.

Asimismo, dijo que México es el primer productor y exportador mundial de aguacate, de limón y de zarzamora y que 2 de cada 3 tomates o jitomates en los Estados Unidos, son mexicanos y que fueron exportados por México. Y hay otros productos que también se envían al extranjero como son pimientos, berenjenas, pepinos, uvas de mesa, espárragos, entre otros, está creciendo de manera significativa su producción y exportación.

Agregó que hay productos agroindustriales que muchas veces la gente no ubica, como es el caso de la cerveza, que es uno de los productos que más se exporta de México hacia el mundo, con más de 3 mil millones de dólares al año en exportaciones, por poner un ejemplo.

El académico señaló que todo lo referente a la comercialización de los productos provenientes del campo, implica toda una cadena para darle cauce a estos productos que vienen del campo y que se producen en granjas, ranchos e invernaderos, y llevarlos hasta la mesa del consumidor, lo que implica la participación de la gente del campo, de la gente de la industria de la transformación, así como de las personas que se encargan de la comercialización en las centrales de abastos del país, supermercados, mercados locales y pequeños comercios y sobre todo, que tienen una alta demanda por parte de la población porque son productos de primera necesidad.

Advirtió que México ha crecido de manera importante en la producción y exportación de muchos productos, sin embargo, también se tienen que importar un número significativo de productos.

José Juan Zamorano refirió que la mayoría de los países en el mundo subsidian su agricultura para no depender alimentariamente de otros países. Agregó que en el caso de México se subsidia muy poco a la agricultura en comparación con la Unión Europea y los Estados Unidos o Japón en donde la agricultura, está altamente subsidiada para poder producir los alimentos necesarios para sus poblaciones y no depender de la producción de alimentos de otros países.

En su intervención, Luis Andrés Cabrera Mauleón, profesor vinculador del Decanato de Ciencias Biológicas de la UPAEP, señaló que de todas las exportaciones de productos del campo que realiza México, el 82.37% se va a los Estados Unidos y sólo el 2.74% se va para Canadá y de ahí con porcentajes muy bajos como 1.78%  a China, España, Japón, entre otras naciones, y no hay que olvidar que nuestro país prácticamente tienen tratados comerciales con América del Sur, Asia y la Unión Europea, que son mercados aún falta mucho por explorar y en donde hay grandes oportunidades para crecer y diversificar sus productos.

Dijo que en México no debemos olvidar a los medianos y pequeños productores que representan una parte importante en el mercado nacional, que siguen produciendo muchos productos para el abasto familiar y comunitario de las regiones a las cuales pertenecen, y que se debe ver como una oportunidad y fortaleza que tienen estas comunidades ante una economía globalizada y fluctuante, y que no se ven tan afectadas por estos vaivenes de la economía y siguen garantizando la producción de su alimentación sobre todo a la canasta básica como son granos y el aprovechamiento de algunas hortalizas, frutas y especies de consumo alimenticio.

Edith Salomé Castañeda, catedrática de la Facultad de Ingeniería en Agronomía de la UPAEP, señaló que la seguridad alimentaria, consiste en que todos tengamos el acceso físico y económico a los alimentos, que estos sean alimentos de calidad, sanos y nutritivos, y no todos tenemos acceso a ellos en nuestro país por la pobreza que existe.

Y con respecto a la soberanía alimentaria, se refiere a estas políticas o estrategias que establece cada país, y que definen la producción, la comercialización que hacen de sus productos y cómo los distribuyen.

Salomé Castañeda refirió que muchos de los productores en México son de pequeña escala y que satisfacen las necesidades alimentarias de muchas personas. Agregó que no basta con sólo tener alimentos, sino que estos sean de calidad e inocuos, es decir, que no vengan acompañados de agentes patógenos que puedan dañar la salud de las personas y por ello es importante ver qué está pasando con la pandemia actualmente.

Subrayó que a pesar de la pandemia de salud, el sector agroindustrial es un sector que se ha mantenido muy activo a pesar de arriesgarse hasta cierto punto por esta contingencia sanitaria y están haciendo que las cosas en el campo sigan caminando.

Edith Salomé expresó que de acuerdo al Atlas Alimentario 2020, México ocupa el 12º lugar en producción de alimentos a nivel internacional y es importante destacar el 8º lugar que ocupa nuestro país en las exportaciones, porque la economía tiene que volver a reactivarse en los diferentes sectores y el campo juega un papel importante.

De igual forma, compartió los links en donde las personas pueden consultar información relacionada con el Atlas Alimentario 2020, https://www.inforural.com.mx/wp-content/uploads/2020/11/Atlas-Agroalimentario-2020.pdf;  y https://agroproductores.com/wp-content/uploads/2020/09/Puebla-Infografia-Agroalimentaria-2019.pdf