Published On: Jue, Dic 17th, 2020

El 46% de las empresas del país consideran que con su nivel de ingresos actual, sólo podrán operar entre 7 y 12 meses más

-Los ciudadanos tienen en sus manos la responsabilidad de que la pandemia se termine pronto si asumen el compromiso de conservar la sana distancia y uso de los protocolos de seguridad sanitaria.

Los ciudadanos tienen en sus manos la responsabilidad de que la reactivación económica del país sea más rápida, si respetan y hacen caso de los protocolos de seguridad sanitaria que hay hasta el momento para protegerse del COVID-19.

En los 26 meses que lleva la actual administración federal al frente de los destinos de nuestro país, sólo se registran tres meses con crecimiento en la actividad económica, afirmó Anselmo Salvador Chávez Capó, catedrático de la Licenciatura en Administración Financiera y Bursátil de la UPAEP.

Agregó que a partir del mes de abril del presente año se presentó un decrecimiento muy fuerte en este rubro y en mayo se registró una caída de alrededor del 21%, sin embargo en este lapso de tiempo y principalmente en el mes de septiembre, la disminución de la actividad económica fue del 7%, lo cual indica que aún no tenemos un proceso de recuperación económica a pesar de los pequeños incrementos que se presentaron en el mes de noviembre, sin olvidar que se están registrando caídas en promedio del 9% en el ámbito económico.

Dijo que de acuerdo a datos de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), se espera una caída en el Producto Interno Bruto para México del 9% y que se registre un rebote para inicios del 2021 de aproximadamente del 3.8%.

En ese orden de ideas, manifestó que entre los meses de marzo y mayo del 2020 en el IMSS el número de “patrones” disminuyó en 9 mil 984 empresas, debido al cierre de aproximadamente 13 mil 600 empresas con 2 o más trabajadores.

Chávez Capó mencionó de acuerdo a datos de la CANACINTRA, de febrero a octubre mil 210 empresas del sector de la transformación cerraron y “en el cierre de empresas las más afectadas de acuerdo a su tamaño fueron aquellas que cuentan entre 6 y 50 empleados, considerando que se registró un cierre de 7 mil fuentes de trabajo, y en términos porcentuales, aproximadamente el 5% de las empresas que cuentan con 51 a 250 empleados y de 500 a mil empleados, también cerraron”.

Advirtió que de acuerdo a estos datos, a nivel general, empresas medianas, pequeñas y grandes, la disminución fue en los niveles del 5%; y se puede observar que en el número global de empresas registradas aproximadamente de 4.9 millones en el centro económico del 2019, se estima que sobrevivieron 3.9 millones, lo que representa el 79.19% mientras que más de un millón 10 mil establecimientos cerraron sus puertas.

Apuntó que así como se ha registrado la muerte de un determinado número de empresas durante esta pandemia, también han nacido alrededor de 620 empresas, lo que deja ver un déficit de aproximadamente 400 mil empresas que se han perdido en este transcurso del tiempo.

Asimismo advirtió que la falta de flujo de efectivo está ocasionado que las empresas no tengan recursos para trabajar, y lo mismo está sucediendo con el gobierno que está comenzando a dejar de tener dinero, y se estima que el 46% de las empresas del país consideran que con su nivel de ingresos actual, sólo podrán operar entre 7 y 12 meses más; lo que indica que casi la mitad de las empresas solo tienen la posibilidad o flujo de efectivo para soportar el final de año, comenzar la cuesta de enero y luego ya no contarán con recursos para seguir trabajando.

Anselmo Chávez recordó que de los 400 mil empleos que se han generado de agosto a la fecha el 45% de éstos son trabajos eventuales y se considera que se está en 800 mil empleos por debajo de la cifra del 2019 y si se continúa a este ritmo en la generación de empleos por año a partir del 2019, para que el país tenga la oportunidad de recuperar el número de fuentes de trabajo equivalentes al 2019, se necesitarán 2 años y medio para alcanzar dicha cifra.

Por lo tanto, aseveró que sin inversión, no habrá recuperación económica y esta será posible siempre y cuando el gobierno ofrezca certidumbre y garantice la seguridad que requieren los inversionistas para invertir en nuestro país.

También manifestó que la economía del país se deterioró a partir del último trimestres del 2018, en donde no se presentaron factores externos que influyeran en esta reducción; se perdió la capacidad para generar empleos y disminuyó la inversión pública y privada.

Y como consecuencia dijo, la pandemia golpeo a una economía mexicana débil, lo que ocasionó el cierre de más de un millón de micro, pequeñas y medianas empresas y aun con la reapertura de las actividades económicas, hay más de 11 mil 500 empresas formales que han cerrado en el periodo de abril a octubre de este 2020 y el 98% de ellas son PYMES y sólo el 5% de ellas han recibido algún tipo de apoyo por parte del gobierno durante la crisis sanitaria el cual no ha sido suficiente para seguir funcionando.

Por último, el académico señaló que el gobierno no debe olvidar que sus únicas fuentes de ingresos que tiene para poder operar, son todas las contribuciones, impuestos, derechos, productos, aprovechamientos y contribuciones de seguridad social y los préstamos; por lo cual, el gobierno tendrá que ver que hará para contar con recursos que le permitan operar.