Published On: Jue, Mar 17th, 2011

De políticos bocones y perniciosos

Terminó el primer periodo ordinario de Sesiones en el Congreso del Estado. Y con ello, acabó la ilusión creada por los aliancistas respecto a descubrir y condenar a los malosos ex funcionarios marinistas. Una ilusión basada solo en infundios y calumnias sin sustento real. Descalificaciones basadas exclusivamente en chismecitos surgidos por personal -dizque de confianza (incluidos varios sindicalizados)- incrustados en el sexenio marinista.

Chismes de surgidos del resentimiento típico de los que no pasan de ser maceta de corredor. Peor aún, denuestos infundados pero armados, con el apoyo de meretrices y holgazanes -que en su momento dejaron de ser parte de la administración marinista por esas causas- para dañar la reputación de todos los que colaboramos en ese sexenio.

 Una situación que resultó falsa en la mayoría d los casos, ya que si bien es cierto hubo quienes se pasaron de listos como funcionarios públicos en el marinismo, otros procuramos dar siempre lo mejor en la encomienda pública que nos toco. Obviamente, quienes teníamos una clara identificación con el Lic. Marín, sabíamos que íbamos a ser revisados con dolo y mala leche con tal de manchar la buena fama pública que muchos forjamos a lo largo de más de 10, 15 y hasta 30 años de servicio público.

 Lo más deleznable de este perverso empeño, es saber que gente que tuvo muchas consideraciones y apoyos durante l sexenio marinista, terminaron comportándose como rameras de la peor ralea, ya que con tal de no perder sus “chambas” optaron por ayudar a sus nuevos jefes a armar expedientes basados en chismes y versiones que frente a una denuncia penal y otra civil, se caerían antes de la primera audiencia por falta de elementos. En esas condiciones…¡menudo ridículo que iban a hacer! La aprobación de la última cuenta pública de Mario Marín, se realizó sin mayor aspaviento de parte de los diputados locales, por que comprobaron lisa y llanamente que NO había nada que cuestionar ni descubrir.

 Las comprobaciones del uso de recursos materiales y económicos en el sexenio pasado, estaban perfectamente verificadas y auditadas. Por lo tanto, no había motivo alguno para aprobarla sin remilgos. Ante esta situación, lo único que se evidenció fue que en tiempos de campaña, hay muchos bocones y fantoches, pero ya convertidos en diputados, tienen que actuar apegados al marco legal y sin caer en poses partidistas que al final del día, no puedan justificar ante la claridad de una minuciosa revisión legislativa.

 Desde luego, esto sirvió para demostrar que Marín estuvo consciente del riesgo que implica no cuidar el fondo y la forma a la hora de usar y entregar recursos públicos durante una encomienda constitucional como la que él y los miembros de su gabinete tuvieron en sus manos. De ahí que los gritos y sombrerazos con los que los aliancistas ilusionaron falsamente a sus seguidores- argumentando que el marinismo fue un sexenio plagado de abusos, corruptelas y arbitrariedades y lo llevarían al cadalso- se quedaron sin argumentos y por ende con el pico cerrado. Nada de que hubo acuerdo ó contubernio con Moreno Valle. Esa acusación, viniendo del convergente y de un priísta, resulta harto comprensible. Del primero porque se siente excluido de la toma de decisiones desde Casa Puebla ¿Para qué s revela? No sabe que NO se debe morder la mano de quien te da de comer? ¿A quién le debe ser quien hoy es? Respecto al priísta que votó en contra, basta con recordar el profundo resentimiento que le tiene a Marín en lo personal. Ergo…solo se desquitó. En cuanto a las babadas expresadas por este muchacho Mondragón, la verdad es que solo invita a revirarle… para eso me gustabas mi chavo”.

 En cuanto a los defraudados por la Buxadé, sería bueno que le quitaran los espejos de su casa, porque luego de su gris y anodino paso por el Congreso, se va a ver más fea y ahajada que su amiga Guadalupe Loaiza. Peor aún, se va a sentir tan disminuida que no podrá zapatear en la tumba que tanto deseaba su plagiadora y senil suegrita. Y si creyó que hacerse de la vista gorda con la aprobación de una ley mordaza y votando también en favor de la aprobación de la cuenta marinista, pasaría inadvertida ante la opinión pública, sentimos informarle que YA perdió como la mayoría de los diputados, calidad moral para hacer NINGUNA crítica.
 Prefirió no poner en riesgo su jugosa dieta, antes que sostener su ¿congruencia? ciudadana ¡Pamplinas! Con estas actitudes parlamentarias- incluyendo la del bufoncito millonario del PANAL- es urgente cuidar que no vuelvan a apoderarse de escaños legislativos, chivos en cristalería ni macacos. El problema de este sexenio aliancista, es que está plagado tristemente de políticos bocones y perniciosos; de ociosos y desleales. De borregos y mercenarios. Muy contados los personajes valiosos y comprometidos; la mayoría están del nabo ¡Pobre Rafael! Y conste que solo han pasado 47 días de sus anhelados seis años ¡Salud!

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.