Published On: Vie, Ene 29th, 2021

Cuidar desde el autocuidado, encomienda de nutriólogas y nutriólogos

  • En tiempos coronavíricos, la salud debe entenderse como una disciplina integral en la que el autocuidado es el punto de partida para la prevención y la sanación comunitaria.

El año que inicia lo hace bajo la promesa del cambio. La COVID supuso meses trepidantes de reajuste y adaptación de todos los ejes de la vida. En este 2021, una parte fundamental para contener los daños del nuevo coronavirus será el autocuidado.

Los profesionistas de la salud lo saben perfectamente. En estos meses pandémicos, hemos aprendido y desaprendido situaciones; entre ellas, el cuidado a nivel global. Por ello, la celebración del Día del Nutriólogo y la Nutrióloga en la IBERO Puebla se enfocó en cuatro aspectos: compromiso humano, congruencia, cultura del cuidado y comunicación con el ejemplo.

“Cuidar a otros tiene que ver con cuidarnos a nosotros mismos como personas. Debemos tener presente el cuidado en lo físico, alimentario, emocional y espiritual”, reflexionó la Dra. Guadalupe Chávez Ortiz, directora del Departamento de Ciencias de la Salud. Tal como lo indican los principios pedagógicos ignacianos, el cuidado personal ha de verse reflejado en lo comunitario.

El buen dormir

La celebración virtual contó con actividades y ponencias enfocadas a aspectos que se circunscriben en el ejercicio nutriológico. Una de estas disciplinas afines es la medicina del sueño, la cual se enfoca en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del mismo. De estos padecimientos, los más comunes son el insomnio, la apnea de sueño, el síndrome de las piernas inquietas y la narcolepsia.

Instancias como el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos consideran la falta de sueño como un problema de salud pública. En nuestro país, diversos estudios demuestran que uno de cada cinco mexicanos padece insomnio y casi la mitad no duerme el tiempo considerado como saludable.

Es por ello que en el Hotel Descansería se ha buscado la consolidación del enfoque en el buen dormir con perspectiva médica. Como expuso su representante, el Mtro. Juan José Cué, la estrategia consiste en la implementación de un Programa de Medicina e Higiene del Sueño y un Programa de Alimentos para el Buen Dormir, el cual fue concebido en el Instituto de Diseño e Innovación Tecnológica (IDIT) de la IBERO Puebla.

La higiene del sueño se relaciona con el control de las conductas que intervienen en el proceso de descanso. Para ello, se aplicaron sistemas que analizan los hábitos de sueño, características de las camas, atmósferas, amenidades y el auxilio en tecnologías. A su vez, en colaboración con la Food Network Consulting, se desarrolló una variedad de tés para el buen dormir en los laboratorios IDIT.

Descansería generó un Menú para el Buen Dormir, para el cuál se investigó cuáles son las sustancias y nutrimentos que regulan el ritmo del sueño y favorecen la relajación, al igual que los alimentos específicos que inhiben el sueño. La carta que ofrecen a sus clientes consiste en cinco platillos fuertes, un postre y una de las dos variedades de té mexicano igualmente desarrollados por el hotel y la Clínica de Nutrición de la Universidad Jesuita.

Nutrición digital

En los últimos cinco años, las redes sociales han desarrollado sus funciones en favor del ejercicio profesional de muchas áreas, entre ellas la nutrición. La LNCA Marcela Perezlara, egresada de la Licenciatura en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, ha sido beneficiaria de la explosión digital.

__________________________________________________________________________________________________

Desde que inició su blog personal en 2015, Marcela Perezlara ha constatado que las redes sociales abren el diálogo para que la comunicación sea bilateral y a corto plazo. Además, favorecen la promoción y venta de productos y servicios.

__________________________________________________________________________________________________

Dado que se trata de plataformas que concentran contenido visual, interactivo e informativo, los nutriólogos tienen áreas de oportunidad importantes en diversas redes sociales. El diferenciador recae en los públicos: el 69% de los usuarios de Instagram son mayores de 35 años, mientras que TikTok, la red social de mayor crecimiento en 2020, tiene una población predominantemente joven (entre 16 y 24 años).

Las actividades en redes sociales realizadas por nutriólogos tienen que ver con la divulgación de información, la creación de contenidos motivacionales, en última instancia, la atracción de pacientes potenciales. Esto puede lograrse a través de estrategias de colaboración publicitaria, la construcción de una marca personal y el aprovechamiento de la cultura influencer para promover estilos de vida.

Ante todo, el nutriólogo es un profesionista que debe apegarse a principios éticos. Uno de los retos es emitir información con sustento científico que satisfaga las necesidades de las audiencias.

Marcela Perezlara advirtió que las redes sociales pueden generar mensajes equivocados que repercutan negativamente en determinados públicos, especialmente cuando los contenidos son emitidos por personas que no están capacitadas para ello.

Además, existen procesos de infodemia y sobreinformación que tergiversan la veracidad de los mensajes. “Actualmente, se muestra mucho contenido relacionado con el culto al cuerpo perfecto y muchos mitos que se desencadenan a partir de ello”. La misión del profesionista nutricional es dar un mensaje responsable y ético para frenar las percepciones de autodescalificación y discriminación.

Así, llamó a generar un balance entre el branding personal, la mercadotecnia digital y el desarrollo de las redes sociales como un blog influenciador. Para ello, elevó cinco máximas imprescindibles en el ejercicio profesional en redes sociales que contribuyen al cuidado físico, mental y emocional de las personas: ética, realidad, congruencia, profesionalidad y responsabilidad.

La celebración del Día del Nutriólogo y la Nutrióloga de la IBERO Puebla incluyó una sesión de yoga, donde se expuso los beneficios fisiológicos, físicos y psicológicos de esta disciplina. De igual manera, la egresada Andrea García impartió un taller en el que se reflexionó sobre los factores que influyen en la alimentación de una persona, lo cual debe cultivar la atención integral y funcional de los nutriólogos a sus pacientes.