Published On: Vie, Sep 23rd, 2011

"Cuanto más cínico soy, más cariñoso soy con mis personajes"

Una leyenda envuelve al finés Aki Kaurismäki (Orimattila, 1947). La del santo bebedor. Tanto en esta entrevista, realizada durante el Festival de Cannes, como en estos días en San Sebastián, tampoco Kaurismäki hace mucho por desdecirla. Si en Donostia pasa largas horas con una copa de cerveza o de vino en la mano, en el certamen francés uno sabía dónde se sentaba el cineasta finés, autor de obras maestras como La chica de la fábrica de cerillas, La vida de bohemia o Nubes pasajeras, porque en el suelo se amontonaban las botellas vacías de cerveza. La cerveza llena estaba en su mano de tamaño oso, mientras que todo rojo y sudoroso buscaba un poco de sombra en un pantalán en mitad de La Croisette. El sol es peor para un cineasta finlandés que para un vampiro.

Cortesía de:
"Cuanto más cínico soy, más cariñoso soy con mis personajes"

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.