Published On: Mar, May 24th, 2011

Carta Abierta

Javier López Zavala.

Javier López Zavala.

Lic. Javier López Zavala

 

P R E S E N T E

 

Agradezco a usted profundamente se haya tomado el tiempo para responderme. Me siento sumamente alagado porque un aspirante fallido a rey -¡perdón!-, que digo a rey, a gobernador, se haya ocupado de leer unas simples reflexiones.

 

Lo que dije y sostengo, lo hice en ejercicio pleno de mis libertades y derechos, y en mi calidad de ciudadano común y corriente, que también observa lo que sucede en el ámbito de la política, en una entidad tan fascinante y maravillosa como lo es ésta, y en la que, por cierto, su población pidió a gritos que usted no los gobernara.

 

Le aclaro que no hago desvío alguno de recursos públicos cuando en pleno domingo y en mi casa, se me ocurre decir o escribir algo diferente a lo que usted piensa.

 

No sé si su respuesta y enojo lo distraen de sus quehaceres, de ser así, le ofrezco una enorme disculpa; tampoco sé si lo hace desde su rancho en Pijijiapan o desde alguna de sus múltiples propiedades aquí o en el extranjero. Para evitar su ira, debí guardarme lo que pienso, veo y siento desde hace tiempo.

 

Respecto a mis servicios profesionales con el gobernador de Oaxaca Gabino Cué, debo decirle que sí me encuentro sumamente ocupado y contento con esa tarea, que procuro hacerla de lunes a viernes. Debo confesarle también que me habría encantado servir a Rafael Moreno Valle a través de Fernando Manzanilla, pero ya ve usted cómo es esto de las intrigas, y ni hablar, no se dio y me tuve que mover de Puebla.

 

Yo, a diferencia de usted, sí tengo que trabajar, pero si me dice cómo hacerle, porque usted además de político es un próspero empresario, intentaré incursionar en alguna actividad comercial que me permita salir de mis entuertos financieros.

 

Me despido Licenciado Zavala, no sin antes decirle que no responderé más, y si acaso me equivoco en mi percepción de usted, de su trayectoria y conducta, pues buscaré ayuda profesional para que corrijan mis distorsiones emocionales.

 

Emilio Trinidad Zaldívar

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.