Published On: Jue, Ene 14th, 2021

Biden presenta paquete de estímulos para resarcir daños por COVID

El presidente electo Joe Biden pedirá al Congreso 1.9 billones de dólares para financiar la recuperación inmediata de la economía estadounidense devastada por la pandemia, un paquete que corre el riesgo de una rápida oposición republicana por el gasto elevado en las prioridades demócratas.

El plan contiene una ola de nuevos gastos, que incluyen más pagos directos a los hogares, una ampliación de los beneficios por desempleo, más dinero para los gobiernos estatales y locales y una expansión de los programas de vacunación y pruebas de virus. La propuesta también exige un salario mínimo federal de 15 dólares y más protecciones contra el desalojo.

El ‘Plan de Rescate Americano’ de Biden se produce cuando las muertes por coronavirus alcanzan niveles récord y los gobiernos locales amplían los cierres para detener la propagación de la pandemia durante los meses de invierno. Las nuevas solicitudes de desempleo aumentaron más en el último recuento semanal desde marzo, y la economía perdió 140 mil puestos de trabajo en diciembre.

El plan, si se promulga, rivalizaría con la Ley Cares de marzo de 2020 de 2 billones de dólares en tamaño y alcance y seguiría un paquete de ayuda de diciembre de 900 mil millones de dólares. Biden espera proponer un segundo plan de recuperación económica en las próximas semanas, dirigido a la creación de empleo a más largo plazo y objetivos de desarrollo como el cambio climático.

Estos son los elementos clave del plan de estímulo de apertura de Biden:

El plan incluye una promesa central de los demócratas: aumentar los pagos directos a las personas a 2 mil dólares para la mayoría de los estadounidenses, además de los 600 dólares que aprobó el Congreso en diciembre.

El plan también permitiría a los residentes casados ​​con indocumentados recibir pagos de estímulo, que fueron excluidos en rondas anteriores.

El plan de Biden incluye 20 mil millones de dólares para crear un programa nacional de distribución de vacunas que ofrecería inyecciones gratuitas a todos los residentes de EU independientemente de su estado migratorio.

El plan exige la creación de centros comunitarios de vacunación y el despliegue de unidades móviles en áreas de difícil acceso. Biden también está pidiendo 50 mil millones de dólares para aumentar los esfuerzos de prueba, incluida la compra de pruebas de resultados rápidos, expandir la capacidad del laboratorio y ayudar a las jurisdicciones locales a implementar regímenes de prueba.

Biden está presionando por 350 mil millones de dólares en asistencia financiera para los gobiernos estatales, locales y territoriales más 20 mil millones de dólares para los sistemas de transporte público.

Los demócratas durante meses han presionado para obtener más dinero para ayudar a los gobiernos estatales y locales que han enfrentado costos más altos y menores ingresos fiscales durante la pandemia. Los estados y las ciudades advierten que se verán obligados a realizar recortes profundos en los programas de educación, seguridad y salud pública sin más fondos, porque no pueden pedir dinero prestado de la forma en que lo hace el gobierno federal.

Sin embargo, muchos republicanos se han enojado por más dinero para los gobiernos locales, diciendo que equivale a un rescate para los presupuestos gubernamentales mal administrados.

Biden está pidiendo más del doble del salario mínimo federal a 15 dólares la hora desde 7.25, una propuesta que podría alienar a los republicanos. Además, busca acabar con el salario mínimo con propinas utilizado ampliamente por los restaurantes y la industria hotelera.

El plan Biden crearía un requisito para que los empleadores, independientemente de su tamaño, ofrezcan licencia por enfermedad pagada durante la pandemia a los trabajadores, un cambio que, según el equipo de transición, extenderá el beneficio a 106 millones de trabajadores. Los padres y miembros de la familia que cuidan a parientes enfermos o niños que no asisten a la escuela pueden recibir más de 14 semanas de licencia por enfermedad y familiar pagada.

El plan proporcionaría beneficios de hasta mil 400 dólares por semana y créditos fiscales para los empleadores con menos de 500 empleados para reembolsarles el costo de la licencia.

Biden ampliaría los créditos fiscales para familias de ingresos bajos y medianos y los haría reembolsables para el 2021. Propone ampliar el crédito fiscal por hijos a 3 mil dólares desde 2 mil por cada niño de 17 años o menos. Los niños menores de seis años serían elegibles para 3 mil 600 dólares.

Biden también solicita 25 mil millones de dólares para un fondo de estabilización para ayudar a abrir centros de cuidado infantil y 15 mil millones de dólares en subvenciones para ayudar a los trabajadores esenciales a cubrir los costos de cuidado infantil.

El plan también pide170 mil millones de dólares para ayudar a las escuelas a abrir, algo que Biden ha dicho que permitiría a muchos padres, especialmente mujeres, volver a unirse a la fuerza laboral después de abandonar la escuela para cuidar a los niños que aprenden en casa.

Aproximadamente 130 mil millones de dólares se destinarían a las escuelas K-12 para ayudarlas a contratar personal adicional para reducir el tamaño de las clases, modificar los espacios y comprar recursos para ayudar a satisfacer las necesidades académicas y de salud mental de los estudiantes. El plan también destinaría 35 mil millones de dólares a colegios y universidades y crearía un fondo de 5 mil millones de dólares para que los gobernadores dirijan la ayuda a las escuelas más afectadas por el virus.

La propuesta ampliaría la moratoria de desalojos y ejecuciones hipotecarias hasta septiembre. También proporcionaría 30 mil millones para ayudar a los hogares de bajos ingresos que han perdido su trabajo a pagar el alquiler y las facturas de servicios públicos. El plan también proporcionaría 5 mil millones a los estados y localidades para ofrecer viviendas de emergencia a las familias que enfrentan la falta de vivienda.

Biden propone apalancar 35 mil millones de dólares en fondos gubernamentales en 175 mil millones de dólares en préstamos a bajo interés para financiar pequeñas empresas. También está pidiendo 15 mil millones de dólares en subvenciones para tales empleadores. Él está proponiendo utilizar trabajadores de restaurantes despedidos para asociarse con programas federales de nutrición para que esos empleados vuelvan a trabajar.