Published On: Jue, Mar 24th, 2011

Agenda Legislativa en calidad de borrador

Con bombo y platillo se hizo del conocimiento público que la Quincuagésima octava legislatura haría la presentación de su famosa Agenda Legislativa.

Harto engolados, los diputados aliancistas comentaban a quien los quisiera escuchar, que el documento que presentarían, no tendría parangón por lo plural y bien estructurada que estaba. ¡Já! Tremendo chasco se llevaron todos los convocados para la presentación de este ambicioso proyecto legislativo. De inicio había tremenda incomunicación entre coordinadores de las fracciones parlamentarias y sus legisladores, pues la noche anterior, varios de los diputados NO tenían ni idea de en qué lugar y a qué hora se haría la presentación del multicitado documento.

  Para más, la exclusión de temas que solo parecen ser superfluos o banales o que polaricen -despenalización del aborto, la aprobación de la ley de sociedades en convivencia o la legitimación de la eutanasia y la eugenesia, entre otras- no resultan temas de interés para los decimonónicos que vigilan la conducta torpe, ignorante y hasta inexperta de quienes pomposamente se califican como diputados. Un rango que varios de los que lo portan, no tienen la menor idea de lo que implica.
 Creen estúpidamente que con cubrir los requisitos que marca la ley para poder registrarse en una contienda electoral, es suficiente. Haber contado con el respaldo de un partido y con la votación favorable de miles de ciudadanos que ingenuamente creen que su elección -por tal o cual proyecto político o persona- cambiará el estilo de vida que hasta tal proceso electoral tenían. ¡Ilusos! De ahí que tengamos que padecer las omisiones, incompetencias y exabruptos de quienes inmerecidamente -en la gran mayoría de los casos- ostentan una encomienda de semejante envergadura.
 La actual legislatura está incomprensiblemente PEOR que la anterior. Y ya es mucho decir. Penosamente para quienes hoy ocupan una curul -local y federal, salvo 4 honrosas excepciones-, NO dan el ancho ni el tamaño para engallarse porque electoral y constitucionalmente se les tomó protesta como “Diputados”.

 Sin lugar a dudas y pese a las múltiples variantes ocurridas en legislaturas pasadas, tanto la quincuagésima quinta como la quincuagésimo sexta legislaturas locales (para no irnos tan lejos), han dejado constancia de eficiencia parlamentaria y compromiso social real. Esta ha evidenciado en su primer periodo de sesiones, que son auténticos zombies levantadedos. ¡Mucho ruido y pocas nueces! Tienen tanto terror a perder privilegios, canonjías y gordas gratificacione$ externando su verdadera opinión, que con tal de no contrariar al gobernador Moreno Valle -so pena de ser desterrados de sus atenciones y apoyos- prefieren hacer el papel de tontos útiles que de verdaderos representantes sociales.

 Utilizar el garlito de polarizar decisiones o sectores sociales por considerar que hay propuestas inmorales o mal vistas por la sociedad en general, es una pésima estrategia. Especialmente cuando somos vecinos del Distrito Federal -donde pese a todo el costo que implica una situación de esta índole- ha logrado exponer ante la ciudadanía iniciativas de ley que aparentemente confrontarían los ánimos y convertirían a los defeños, en auténticos hijos de Sodoma y Gomorra. Y nada que ver. El estilo de vida de los chilangos cuenta con una legislación de vanguardia y cada quien vive bajo las leyes y reglamentos que quieren implementar en su vida cotidiana y de familia.

 Los valores morales se dan en casa; no en una escuela o en una oficina. No se abrevan por osmosis ni se compran por kilo en un estanquillo. La limitada explicación del porqué no se consideran estos temas más que en comisiones -otra idiotez- denota una visión subjetiva y acomplejada de quien excluye situaciones y hechos de la vida real que deben contar forzosamente con un marco jurídico. De lo contrario, se estaría pisoteando el derecho de pensar y actuar con libre albedrío en asuntos de estricto orden individual y que obviamente NO afecten de ningún modo a terceros.

 Los subterfugios empleados irresponsable y chabacanamente por nuestros ilustres diputados para eludir temas de interés social -aunque les pese reconocerlo- denota su falta de compromiso para quienes dicen representar. No se trata de fomentar conductas licenciosas que SI afectan a terceros. Se trata de ser más consientes del entorno social en el que TODOS vivimos.

 Hacernos de la vista gorda en temas que parecen escandalosos, sólo fomenta vicios y cifras negras al respecto. Desde luego no estoy apoyando al convergente, quien aparenta ser congruente rumbo a la diputación federal del 2012; bien que sabe su juego. Sin embargo me parece que hasta para quitarle lo fanfarrón, bien podrían dejarlo armar su tinglado y ya vería (n) realmente a cuantos les interesa semejantes temas en la entidad. ¡Menuda sorpresa que nos podemos llevar! Sin que corra la sangre al río, la verdad es que los diputaditos que tenemos se vieron muy limitados con el borrador (¡el colmo!) que presentaron ante los medios.

 Para cacarear una Agenda Legislativa se necesita la anuencia de todas las fracciones parlamentarias -para demostrar que ante todo SABEN hacer política de primer nivel -y por supuesto la inteligencia de un equipo de profesionales que los hagan aparecer ( a los diputados ,claro) como si de veras tuvieran interés en su cargo. Mientras esto no suceda, el convergente seguirá brillando y hasta pareciendo talentoso y congruente ante la mediocridad y opacidad del resto de sus compañeritos, mismos que en su ególatra torpeza, han contribuido a encumbrar a este tío naranja. Con la pena.

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.