Published On: Mié, Dic 9th, 2020

Académica analiza la realidad psicosocial de familias mexicanas migrantes

  • La Dra. Celia Mancillas Bazán, investigadora y académica de la IBERO, presentó su libro ‘Entre el origen y el destino: familias mexicanas migrantes a Estados Unidos’



En el libro Entre el origen y el destino: familias mexicanas migrantes a Estados Unidos, la Dra. Celia Mancillas Bazán, analiza el fenómeno de la migración en las familias, lo cual no sólo implica que la autora reflexione sobre aquellas que migran juntas, sino las que se separan porque algunos de sus integrantes migran, así como el caso de mujeres y niños que se quedan solos o los integrantes que se van debido a una deportación, comentó la Dra. María Elena Figueroa, académica de la UAM-Xochimilco.

De acuerdo con la investigadora y profesora del tronco divisional en Ciencias Sociales y Humanidades de la UAM-Xochimilco, quien fue invitada a comentar el libro de manera virtual, en este análisis de casos diversos que se plasman en la investigación hay una constante: los impactos psicosociales en los integrantes de las familias derivados del migrar, los arreglos, las estrategias de supervivencia, de solución de problemas y el desarrollo de sueños.

“Este libro logra comunicarnos un complejo entramado, pensado y construido desde la interdisciplina a través de una mirada sensible y humana, como rigurosa en términos académicos y científicos que da cuenta de un fenómenos ampliamente discutido y trabajado en la academia, instituciones gubernamentales y la sociedad civil: la migración. Pero desde una óptica distinta, original y novedosa que aporta una visión fresca al tema de la migración: la realidad psicosocial de las familias mexicanas migrantes a EU”, expresó.

Para la maestra en Desarrollo Humano por la IBERO, elegir a la familia como la unidad de estudio resulta un acierto total puesto que en este núcleo se despliega una serie de dinámicas y procesos diversos para las personas. “Ahí nacemos y crecemos, casi siempre, y mucho de lo que somos proviene de ese primer núcleo de socialización para bien o para mal”.

Destacó que la cualidad del libro es su carácter interdisciplinario, pues incorpora un análisis hecho desde la psicología y sociología con dimensiones simbólicas, afectivas, psíquicas, sociales, económicas, legales, políticas, y da cuenta de la diversidad.

Agregó que, a través de las páginas se leen casos de personas sometidas a grandes presiones psicosociales, a deportaciones, al miedo y la incertidumbre, a la soledad y al sentido del fracaso personal y social, así como al estigma, la discriminación y la desconfirmación.

Sin embargo, el texto privilegia el papel de la empatía, de las redes de apoyo, de los factores de protección y las estrategias funcionales de afrontamiento. Además, enfatiza los casos en los que las personas son capaces de encontrar caminos de lograr el desarrollo en condiciones adversas. Da cuenta del crecimiento y las posibilidades de los seres humanos en situaciones vulnerables.

Por su parte, la Dra. Celia Mancillas Bazán, académica de la Maestría en Desarrollo Humano de la IBERO y autora del libro, compartió que el estudio de las familias mexicanas a partir de la migración de sus integrantes representó un esfuerzo para comprender las experiencias que viven junto con los significados asociados, y cómo es que continúan fortaleciendo o no los vínculos significativos con miembros en ambos lados de la frontera.

También, cómo han logrado establecerse en otro país, en un entorno totalmente distinto en uno de los aspectos centrales que es el lenguaje, las leyes, las costumbres, y otros aspectos en relación a sus comunidades de origen

“Uno de los aspectos que más me interesaron fue entrar desde una perspectiva psicosocial de las relaciones personales de la familia para estudiar la interacción de las dimensiones identidad-roles de género, intimidad, comunicación y estrategias de afrontamiento para comprender los procesos de las familias mexicanas en el contexto migratorio. El enfoque psicosocial, más que psicológico o social, hace referencia a que las acciones humanas son una continuidad dialéctica entre el individuo y la sociedad, lo psíquico y lo social, los subjetivo y objetivo”, expresó quien también es académica del Departamento de Psicología de la IBERO.

La investigadora en la interacción entre género, cultura y familia en la frontera norte de México, agregó que las familias mexicanas migrantes son muy diversas; por ello es necesario tomar en cuenta sus diferencias por género, generaciones, grupo étnico, nivel educativo, inserción laboral en EU, tiempo de permanencia en país receptor y condición.