Published On: Vie, Sep 23rd, 2011

‘Rostros fragmentados’, son los distintos semblantes a lo largo de la vida

Retan los invisibles/ huye la noche/ oscuras pocilgas pueblan la sangre/ desde el horizonte con curvos cuchillos/ tornos semblantes anidan en lágrimas/niños con frío, niños del odio, sombras olvidadas/ con el miedo atorado en la garganta/ miradas feroces, raídas de afecto/incertidumbre en calles de interminables días/ entre risas huecas se disuelven sus rostros…

Cita el poema ‘Los invisibles’ que forma parte del libro “Rostros Fragmentados” del poeta Jorge Quintanar.

Una persona vive diferentes rostros a lo largo de su vida, por eso su obra se divide en cinco partes: “rostros de concreto, con poemas urbanos que relatan aspectos de la ciudad y lugares nocturnos; de amor en sus diversas variantes; de noche eterna, que tiene una preocupación por la muerte; de basalto, donde se incluyen diversas experiencias y rostros fragmentados, éste último es un poema largo que narra la preocupación por el mundo”, indicó el escritor.

Sus emociones, sus muertos y otros aspectos de la vida del poeta, son algunas de las temáticas que se plasman en cada uno de sus poemas. Una de las características que distinguen a su trabajo “es la vertiente llamada poesía de montaña, la cual he abordado en combinación con el alpinismo”, declaró.

Otro libro que presentó fue “Mineral del Sur”, que combina los sentimientos con elementos de la naturaleza, con una sensibilidad madura. Vocabulario relativo a la química, minerales, montañismo, parajes y altura, distinguen a esta obra de Jorge Quintanar. Su nombre se debe a la atracción que tiene el autor por las montañas de América, en específicamente los Andes.

Está dividido en cuatro partes: “Del sur”, “Vórtice”, “Excavar” y Mineral”. En la primera habla del desencuentro, la soledad, el desamor, no deja de vislumbrar la esperanza y finalmente invita a entregarse a la vida sin temores.

En “Vórtice”, el poeta añade el trance amoroso a sus obsesiones y expresa el dulce sufrimiento del instante del placer, mientras que en “Excavar”, refiere a la eterna aspiración del escritor a fundirse con las fuerzas naturales en un abrazo místico y “Mineral”, que es la parte final del poemario, representa simbólicamente la meta final del escalador místico.

Al comentar ambos libros, Alejandro Palma Castro, mencionó que el poeta realizó un recorrido por diversas experiencias y voces que se notan en el contenido y un estilo único.

“El verso es corto y apretado, en el sentido de que omite preposiciones y adjetivos innecesarios para unir las partes. Además es escalonado, es decir, usa sangría para realizar este efecto en el texto, donde los espacios en blanco igualmente significan algo, rompiendo así el ritmo y obligando a leer en forma cortante”.

El maestro Sergio Ortega y Rodríguez, académico de la Facultad, expuso, que en el libro “Rostros Fragmentados”, el autor busca su identidad, ya que una persona usa diferentes máscaras para ocultar sus emociones, las cuales manifiesta y transmite a través de estos antifaces. “En sus poemas cincela el mundo de las ideas por medio de las palabras, para hacer transitar al lector por el universo del deseo”.

 

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.