Published On: Mar, Dic 6th, 2011

¡Mala pero taquillera! ¡El rey del churro vuelve!

El rey del churro, de las inconsistencias, de las malas películas: Juan Orol. Las malas películas regresan al buen cine mexicano, quizá nunca se han ido. El fantástico mundo de Juan Orol, cinta tributo al director de cine, fue presentada en el Teatro de la Ciudad.
‘¡Mala pero taquillera!’, expresa la sentencia de un crítico de cine, Orol, maravillado, en la piel de Roberto Sosa, se regodea de su triunfo.
Quien no recuerde a Juan Orol puede preguntar a sus abuelos y obtener una respuesta instantánea, nacido en España, criado en Cuba es el rey de las malas películas de México, el precursor de los gángsters y las rumberas, el esposo de María Antonieta Pons y Rosa Carmina -vedettes que triunfaron en el cine mexicano.
Con los títulos de sus filmes surge una idea de la incongruencia y el azote de su cine, así como la vigencia del mismo, iniciado en los 20: Pasiones tormentosas (1945); Tania, la bella salvaje (1947); Gángsters contra charros (1947); La mesera coja del café del puerto (1947); Cabaret Shanghái (1949) ; Sandra, la mujer de fuego (1953) y El fantástico mundo de los hippies (1968).
El fantástico mundo de Juan Orol es dirigida por Sebastián del Amo -encargado de la fotografía de Sexo, pudor y lágrimas- que invirtió 12 años en culminar este proyecto en el que participan Sosa, Ximena González Rubio, Gabriela de la Garza y Fernanda Romero.
‘La primera vez que se me ocurrió la idea para esta película estudiaba en el Centro de Capacitación Cinematográfica (CCC), fue un proceso largo, sobre todo la investigación, las películas de Orol son difíciles de ver; Iván Trujillo en la Filmoteca de la UNAM me proyectaba las cintas, no había copias en video; después nos pusimos en contacto con Pepe Díaz, dueño de los derechos de Orol y nos ayudó mucho’, comenta del Amo.
El fantástico mundo de Juan Orol es una película que combina el blanco y negro y el color, cambio que atravesó el cine del mismo Orol; es una comedia ceñida al estilo de sus películas, que ríe de las inconsistencias de esa tradición cinematográfica.
‘A mi entender el director que mejor personifica al cine mexicano es Juan Orol, un tanto improvisado, pobre, chabacano; me surgió la idea de utilizar la vida de este personaje como hilo conductor para homenajear al cine mexicano y su historia, porque su carrera cae justo al inicio de la época pre-industrial, al inicio del sonido y hasta la decadencia de los años 80, de la cual todavía no nos recuperamos; este tipo vivió todo.
‘Todas las críticas que he leído de Juan Orol son terribles, sus películas tenían público, tenía un nicho, la audiencia las disfrutaba; lo que tenía esa época es que gente como él podía vivir de hacer películas, no era un ‘Indio’ Fernández, era un trabajador que hacía buenas, regulares y malas películas, muy honestas, con sus limitaciones.
‘El cine mexicano bueno, malo y regular se consumía, lo que no sucede ahora, incluso es de difícil acceso a las pantallas nacionales, es una incongruencia’, finalizó del Amo.
 
 
 

Lee el artículo completo en: Esmas.com

Leave a comment

You must be Logged in to post comment.