Published On: Vie, Ago 4th, 2017

Williams de Jesús recuerda el oro de Barcelona de hace 25 años

POR JOSÉ LUIS CABALLERO G.-

El campeón olímpico Williams de Jesús comento al comienzo de la entrevista para este medio, que el tiempo puede pasar pero todos deseábamos representar a México en los Juegos Olímpicos en Barcelona ’92.

Los mejores compitieron para representar a México y el ver mi Bandera en lo más alto y representar a todos los mexicanos y poder llevar en nombre de todos el tae kwon do de México y mostrar que somos potencia es gracias a todos los que competimos y a los referees por calificar mi trabajo y darme la oportunidad de ser quien pusiera el nombre de MÉXICO en la cima Olímpica y alcanzar la Gloria Olímpica. Pasar al Olimpo dejando la hazaña Olímpica como muestra del poder Mexicano.

Así es como recuerda que el pasado 3 de agosto, se cumplieron 25 años de aquel glorioso día en las olimpiadas de Barcelona 1992, el entonces joven taekwondoin Williams de Jesús Córdova Santamaría, consiguió saborear las mieles del triunfo al conquistar la presea de oro y subir al pódium siendo el primer campeón olímpico  abriendo las puertas del tae kwon do mundial a los competidores mexicanos, siendo un gran ejemplo a seguir pues con su constante trabajo logro su inmortalización como miembro distinguido y vitalicio en Salón Mundial de la Fama de tae kwon do en Las Vegas, Nevada.

El master Williams desde que salió de México a Barcelona a competir había decretado que ganaría la medalla de oro, en todos los medios de comunicación había declarado su deseo de pisar el podio dando esa gran satisfacción a los mexicanos que siempre creyeron en él y lo apoyaron.

El perteneció a una generación de oro, demostrando que todos tenemos la capacidad para lograr lo que nos propongamos, siendo así que se dedicó a trabajar para tener lo que había planeado, tuvo una dieta especial para el entrenamiento al máximo que llevaba guiada por un nutriólogo, se sintió cobijado por su familia, sus amigos, por los entrenadores, los réferis, los médicos, por las autoridades de esa época que creían en él, teniendo un entrenamiento integral desde el ámbito espiritual, mental, físico y psicológico para darle un sentido y objetivo a lo que él quería, mentalizando lo que deseaba “la medalla de oro”, pues estaba mentalizado a que solo había esa oportunidad y no debía desaprovecharla. Siendo el comienzo de la leyenda que se inmortalizo en los Juegos Olímpicos en Barcelona 92.